Los zombies de Hallooween

» » Los zombies de Hallooween

Entre una de las leyendas más populares de un pequeño pueblo al norte de Nevada, existe una que es especialmente popular entre sus habitantes y de hecho cada año al llegar el 31 de octubre se renueva su popularidad y asusta a todos a quienes allí habitan. De modo que si te gustan las historias que tienen orígenes reales y que además tienes el plus de contar con una fecha tan señalada como la noche de los muertos, entonces esta leyenda está creada especialmente para ti.

La leyenda nos habla sobre una noche de Hallooween en el pequeño pueblo indicado, un lugar donde reinaba la tranquilidad, donde los habitantes disfrutaban de esa fecha tan señalada a través de la organización de una gran fiesta y una cena popular donde todos comías y bebían a la luz de la luna y con música de fondo. Un año se organizó lo que llamaron la ginncana de la muerte. Se trataba de buscar determinados objetos por todo el pueblo, incluidas las casas. Dichos objetos los habían marcado en una lista desde el ayuntamiento y estaba repetidos con la finalidad de que los diferentes niños que participaban pudieran completar sin problema la lista.pueblo_zombies

Al ser una noche tan especial, se empezó tarde, a las 00:00h del dia 31 de Octubre con el inicio de Hallooween. Al llegar la hora los niños salieron corriendo en búsqueda de sus productos escondidos, la mayoría fueron directos al cementerio, para así ir en grupo y no pasar tanto miedo por mucho que intentaran hacer ver que no lo tenían. Dos chicos no se dieron cuenta de ello y fueron primero hacia las casas, cuando vieron que todos habían ido al cementerio decidieron salir corriendo hacia allí para ir en grupo a un lugar tan oscuro y tenebroso. Cuando llegaron se encontraron con algo que nunca hubieran imaginado, todos los niños en fila horizontal, con mirada perdida y con un aspecto como si hubieran envejecido más de 100 años. Al verlos todos se acercaron de forma lenta y con aspecto agresivo hacia ellos, los cuales salieron corriendo en busca de sus padres y las autoridades.

Nunca podemos fiarnos de las personas con tendencias tan extrañas, algún día puede pasar lo que pasó en este pequeño pueblo tan interesado en la noche de los muertos

Al explicarlo en el pueblo nadie lo creyó, no obstante pensando que era una broma quisieron ir a ver. No quedaba nadie en el cementerio más que marcas de pies que iban a parar a un panteón. Nunca más se supo de todos aquellos niños pero se dice que aquello que vieron los dos chicos eran lo que se conocía como zombies o muertos vivientes, años más tarde se encontró una casualidad demasiado especial, esa misma noche había desaparecido un hombre al cual se le habían atribuido problemas mentales y que tenía una obsesión con esos muertos vivientes.

Usamos cookies propias y de terceros, si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información