Los trece cielos de la mitología mexicana

» » Los trece cielos de la mitología mexicana

Según la mitología mexicana, el Universo proviene de una creación realziada por los dioses. Ellos utilizaron para crearlo el cuerpo de Cipactli, pero según este mito, la cabeza tuvo un fin distinto, pues de ella surgió lo que se conoce como los Trece Cielos.

Estos Trece Cielos conforman la región vertical del Universo. De esta forma, las fuerzas superiores y las fuerzas inferiores influyen directamente en la Tierra. Así pues, siguiendo con esta mitología, los cuerpos celestes caen al inframundo y resurgen como fuerzas imparables. La teoría evoluciona hasta llegar a explicar incluso la representación del centro de la Tierra, los puntos cardinales, la tierra y el aire, el fuego y el agua, etc.

trece cielos

Los Trece Cielos que distingue la mitología mexicana, apoyándose en esta teoría son los siguientes:

1) Ilhuícatl-Meztli: Representa el lugar del Universo donde se mueve la Luna y la consecuencia de su existencia se demuestra en la lujuria, el sexo y la carnalidad.

2) Ilhuícatl-Tetlalíloc: Representa el lugar del Universo donde se mueven las estrellas.

3) Ilhuícatl-Tonatiuh: Este cielo es el lugar donde se mueve el Sol.

4) Ilhuícatl-Huitztlán: Cielo donde se consideraba que se movía el Sol. Curiosamente diferenciaban así el amanecer como una zona del Universo del Sol, al que se creía que caminaba por aquél.

5) Ilhuícatl-Mamaloaco: Donde las estrellas y los cometas caían.

6) Ilhuícatl-Yayauhco: Espacio donde se mueve la noche.

7) Ilhuícatl-Xoxoauhco: Cielo en el que el Sol muestra su rostro al Amanecer, siguiendo así la distinción entre astro y fenómeno que realizaba la mitología mexicana.

8) Ilhuícatl-Nanatzcáyan: Se conocía a este Cielo como el lugar donde “crujen los cuchillos de obsidiana”, así como donde moraba el dios de la muerte y nacía la oscuridad. En realidad con ello se representaba a las tempestades.

9) Ilhuícatl-Teoiztac: Cielo representado por el blanco, donde moraba la luz y el nacimiento.

10) Ilhuícatl-Teocozáuhco: Región del “amarillo”, lugar de donde surge el Sol.

11) Ilhuícatl-Teotlatláuhco: Región del “rojo”, con lo que se representaba con forma divina al fuego.

12) Ilhuícatl-Teteocán: Cielo en el que moran los dioses creadores, donde los mexicanos pudieron ponerles rostros y asignarles historias con las que hablar de ellos.

13) Ilhuícatl-Omeyocán: Último cielo y uno de los más complicados de entender, ya que representa a la dualidad y el lugar en el que se creía que residía la pareja de dioses creadora de todo el Universo.

Usamos cookies propias y de terceros, si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información