La Sallana viene a por ti

» » La Sallana viene a por ti

¿Alguna vez escuchaste hablar acerca de la leyenda de la Sallana?

Es sin ninguna duda una de las leyendas más celebres de la mitología mexicana, contada por abuelos a nietos y durante generaciones se ha ido conservando al paso de los años.

La denominada como Sallana, no era más que una mujer que pertenecía a una familia pudiente que atesoraba enormes riquezas, la cual en un momento dado de su relación de pareja, se percató de conductas infieles por parte de su infiel esposo. Sin embargo, lo que más daño e irá desataría en esta mujer, era que su marido le estaba siendo infiel con otra mujer que también pertenecía a familia de gran riqueza.

La-Sallana

Según reza la propia leyenda de la Sallana, mientras esta mujer deambulaba por las calles de su ciudad camino de realizar las compras diarias en el mercado popular de su localidad, escuchó una gran cantidad de habladurías de todo tipo acerca de los comportamientos de su marido con la otra mujer.

Pese a que durante años de matrimonio con su marido confesaba ser inmensamente feliz, el conocimiento de las infidelidades de su pareja generaron un increíble malestar, rabia y odio que no hacía más que ir acrecentando más y más a diario. Mientras tanto, escuchaba prácticamente todos los días, una amplia variedad de cotilleos, chismorreos y demás improperios hacia su persona cada vez que salía a la calle para hacer la compra o pasear.

La mujer, llena de rabia, odio y sobre todo, malestar, estuvo planificando concienzudamente cómo se vengaría de su infiel marido. Lo pensó durante varias semanas, lo planificó y llegado un momento decidió ejecutar su venganza.

Una noche cualquiera en la oscuridad más absoluta, aguardó pacientemente la llegada de su marido infiel y cuando lo hizo, simplemente fingió estar dormida, hasta comprobar que su marido se había quedado completamente dormido. Posteriormente, anduvo por la casa hasta llegar al dormitorio donde dormía el hijo pequeño de la pareja para, con sus manos, asfixiarlo. Al instante, fue a la cocina por un cuchillo de grandes dimensiones para decapitar a su marido. No obstante, no quedando satisfecha con esta venganza, también apuñaló una gran cantidad de veces y con gran virulencia a la madre y solo entonces, quemó la casa donde ésta vivía.

Según reza esta leyenda popular mexicana, en la oscuridad de la noche, el espectro de la Sallana camina por las calles buscando a mujeres cotillas.

Usamos cookies propias y de terceros, si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información