La Llorona de México

» » La Llorona de México

En Latinoamérica es muy común que las leyendas de un país cruce fronteras y se adapte a las costumbres de los diferentes países de la región. Un buen ejemplo de una leyenda que cruza fronteras, es la de la Llorona. Esta historia es muy antigua y se escucha en casi toda la región, aunque cada país le ha dado un toque especial, adaptándola al folclore nacional.

En México la Llorona tiene dos historias, similares, pero con un origen diferente. La más conocida, es la de una pobre indígena mestiza despechada que termina asesinando a sus hijos; y la otra, hace referencia también a una indígena, con la diferencia de que ésta no asesino a sus hijos.

La Llorona de México

 La Llorona de Ciudad de México

La primera historia hace mención de una joven e inocente indígena mestiza que se enamora de un caballero blanco de origen español. Los amantes se vuelven inseparables y de su amor nacen tres niños, los cuales la mujer amaba profundamente.

Muchas veces, la mujer le propuso a su amante formalizar la relación y reconocer los hijos producto de su relación, pero el caballero blanco, temeroso de lo que podría pensar la sociedad de aquella época, siempre esquivo las pretensiones de su amante.  El hombre decidió romper la relación luego de varios años y se casó con una joven dama, proveniente de una prestigiosa familia de la ciudad de México.

Cuando la joven india se entera de lo sucedido, decide acabar con la vida de sus hijos, ahogándolos en un río, aunque algunos dicen que los apuñaleo. Cuando la mujer cae en cuenta de lo que ha hecho, se arrepiente y decide acabar con su vida.

La Llorona de México

La mujer se convierte en un ánima en pena, el cual se pasa vagando por el mundo terrenal, aterrando a las personas con sus llantos y lamentos. Una de las características más destacadas de la Llorona, es el hecho de ir preguntando por sus hijos mientras va deambulando por los ríos y valles en la noche.

La Llorona prehispánica

La segunda historia de la Llorona no es muy conocida, ya que se remonta a un momento antes de la llegada de los españoles. Se dice que los antiguos indígenas  que vivían cerca del Lago de Texcoco, le temían al Dios del viento y al espectro de una mujer joven que deambulaba preguntando por sus hijos.

La Llorona de México

El alma en pena, era el de una mujer que había perdido a su hijo cuando estaba dando a luz, para luego perder ella la vida minutos después. El alma de la mujer quedo en un limbo entre el paraíso y las tinieblas, por lo que no ha podido descansar en paz. Los indígenas decían que la mujer se aparecía por las noches cerca del lago y se alguien la veía, era un presagio de desgracia. Esa persona podía sufrir de algún accidente o incluso podía morir.

No solo los indígenas creyeron en esta leyenda. Los primeros conquistadores españoles también evitaban ir al Lago de Texcoco por temor a que les apareciese el alma errante de la mujer. Pero, con el paso de los años, la leyenda se volvió un mito.

Usamos cookies propias y de terceros, si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información