La joven y su espíritu de la autopista

» » La joven y su espíritu de la autopista

¿Has oído hablar acerca de leyendas de espíritus de autopistas? En esta ocasión, te traemos una de las más populares que se corresponde con una joven en la autopista.

Rubén, era un joven de 24 años que se dirigía a casa de su novia conduciendo a través de una carretera comarcal de Colombia. Estaba tranquilo mientras conducía en la compañía de la oscura noche y algo de música que sonaba en su emisora habitual. De repente, vio a lo lejos una mujer que hacía autostop y solicitaba ayuda.

La-joven-y-su-espíritu-de-la-autopista

El joven Rubén, a pesar de estar francamente sorprendido por las circunstancias climatológicas y ver a la chica en ese preciso lugar, sola, paró su coche y la invitó a subir. La joven, apenas habló al entrar al vehículo y se colocó en el asiento de atrás del automóvil.

 

El conductor del coche, Rubén, no daba crédito por las horas que eran, lo oscura de la noche y sobre todo, le sorprendió muchísimo ver cómo iba vestida la chica porque parecía como si hubiera salido de alguna fiesta. Sin embargo, allí no había más que una oscura carretera en la que no existían casas alrededor y la ciudad más cercana estaba a más de 30 kilómetros de distancia.

Preguntó a la chica hacia donde iba pero solamente contestó que le avisaría cuando estuvieran llegando a su destino. Tan solo cinco kilómetros más adelante le dijo a Rubén que parase, que tenía que bajarse porque su destino se encontraba ahí. Rubén, miró a ambos lados de la carretera para comprobar si había alguna casa, gente esperando a la chica o algo y viendo que no había nadie, giró su cabeza al asiento de atrás para preguntarle, pero entonces, la chica no estaba allí.

Rubén, se asustó muchísimo, bajó de su coche, miró por todas partes para comprobar dónde se había metido aquella joven que aparentemente había desaparecido sin decir nada en absoluto, pero no la vio en ninguna parte. Subió a su coche, cerró las puertas y condujo todo lo rápido que pudo para llegar a casa en donde explicó lo sucedido a su novia. Fue ella, de creencias firmes en lo sobrenatural quien le dijo a Rubén que probablemente habría sido una chica que había muerto en aquella carretera.

A partir de entonces, el chico se niega a recoger a nadie en su vehículo y ya nunca más conduce solo en la oscuridad de la noche, aunque sigue recordando con lágrimas en los ojos aquello que le sucedió.

Usamos cookies propias y de terceros, si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información