El mito de Perséfone

» » El mito de Perséfone

Perséfone era una de las hijas nacidas a partir de la unión del Dios Zeus con Deméter, que era una popular diosa de la mitología griega responsable de los cereales como era el caso del trigo. Además de otros muchos ámbitos relacionados con los cultivos, conseguía con ayuda de sus acciones mejorar los resultados en los campos.

Perséfone

Su belleza la hizo famosa entre los dioses, tanto que Hades que era uno de los hermanos de Zeus desarrolló una serie de acontecimientos para secuestrarla y llevarla con él, al inframundo, un entorno totalmente inhóspito en el que para nada se sentiría cómoda.

Mientras Perséfone estaba tranquilamente en la compañía de un conjunto de ninfas y también de otras diosas como eran Artemisa o incluso Atenea, justamente en el instante en el que tendió la mano para agarrar una flor que le había fascinado, se produjo una abertura en la tierra y fue tragada por ella.

Aunque en un principio como reza el propio mito de ella se dudó de la complicidad de Zeus para su rapto, tiempo después se confirmo porque él mismo se arrepintió y ordenó su libertad.

La madre de ella, es decir Deméter, entró en una profunda tristeza y desatendió completamente sus funciones. Tanto, que los cultivos se fueron secando y en general, una amplia gama de cereales dejaron de poder producirse tras su secuestro.

Aunque las lágrimas de Deméter no sirvieron para nada porque su cautiverio se propició con la inestimable colaboración de su padre, Zeus, sí lograron ablandar el corazón del rey de los dioses, Zeus, que mandó a su hermano que la liberase.

Tras la orden de Zeus de liberarla, poco tiempo después entendió que ello no resultaría posible porque la joven debía permanecer para siempre en el Tártaro, convirtiéndose en la diosa de los infiernos, por haber ingerido unas pequeñas porciones procedentes de la fruta propia de la granada. De hecho, una de las normas que existían en aquel territorio es que tras ingerir esta fruta u otras muchas, quedarían confinados en sus territorios sin poder abandonarlos.

El arrepentimiento de Zeus llevó a un cambio en las normas del inframundo, lo cual molestó muchísimo a su hermano pero finalmente, pudo pasar parte del año en la compañía de su madre Deméter, con la única condición de preservar la tierra de los cultivos y que éstos, generasen mejores cosechas evitando así largos periodos estériles como había sucedido durante su rapto.

Según explica el propio mito que se relaciona con Perséfone, el origen de la Primavera tiene que ver con la fecha en la que fue raptada. Como consecuencia de esto, con carácter general las flores sintieron una profunda tristeza al sentirse culpables de su desaparición.

Por el contrario, la otra parte del año en la cual la joven es separada de su madre y encerrada en el Tártaro como consecuencia del acuerdo suscitado por Zeus, se cree que se relaciona con la etapa invernal, propiciada por el sentimiento de culpabilidad de Deméter ante la pérdida de su hija.

Ahora tú, ¿escuchaste hablar de este clásico mito de la antigua Grecia anteriormente?

Usamos cookies propias y de terceros, si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información