El mito de Cerbero

» » El mito de Cerbero

Sin duda alguna, el mito de Cerbero es uno de los más atractivos que esconde la amplia mitología griega.

El-mito-de-Cerbero

Heracles era un joven valiente que tuvo que enfrentar una serie de pruebas correspondientes a doce en concreto, y el último de estos retos consistía precisamente en hacerse con Cerbero, también conocido como el perro de tres cabezas. Todo ello para hacer frente a los pecados cometidos como consecuencia de haber acabado con sus hijos, entre otros aspectos.

Éste, era el perro guardián del Averno que había dispuesto Hades en el inframundo, para evitar entre otras cuestiones que pudieran escapar los que allí se encontraban condenados.

Como Heracles no contaba con los conocimientos necesarios, tuvo que aprenderlos en un viaje que realizó hacia Eleusis en donde se instruiría en secretos ocultos y poder así, escapar de los territorios dominados por el Dios Hades.

Recibió los consejos y ayudas de otros dioses como fueron el propio Hermes, que le prestó sus zapatillas y otra diosa, Atenea, que también le ayudaría al igual que Hermes para poder acceder a los terrenos del subsuelo.

Poco tiempo después, cuando Heracles se encontraba en la entrada de los lugares donde mandaba Hades se encontró con un barquero, Caronte, que sería el responsable de ayudarle a cruzar al otro plano gracias a su barca.

Aquel valiente intentó en su camino traer consigo a algunos de los presos que tenía Hades como eran Teseo, aunque no pudo lograrlo con todos porque la magia que había empeñado Hades para retenerlos en el inframundo era demasiado fuerte. Por lo tanto, en su camino tuvo que abandonar a Pirítoo en el averno.

Continúo avanzando por el dominio de Hades con paso firme y finalmente encontró a Cerbero que se encontraba dispuesto para emprender la batalla. Acto seguido apareció su jefe, Hades, y entonces le pidió permiso para llevarlo consigo y redimir así los pecados por haber terminado con sus hijos.

A pesar de las exigencias de Heracles, éstas fueron rechazadas y tuvo que hacerse con una de las flechas que se encontraban en el almacén de armas de Hades para atacar al perro y llevárselo gravemente herido, porque solamente con aquel armamento podría lidiar contra un perro de semejante tamaño.

Finalmente, cuando obtuvo al perro y con ayuda de las zapatillas recorrió los pasadizos llenos de trampas que se encontraban en el lugar, hasta llegar de nuevo a la barca en donde esta vez no necesitó la ayuda de Caronte para regresar a la Tierra y entregar al perro.

Aunque solamente es una interpretación del mito porque no existen evidencias de lo ocurrido o incluso hay distintas interpretaciones como por ejemplo, la adquisición de un acuerdo con el propio líder del inframundo o también, el buen trato hacia el perro que permitió su amistad, lo cierto es que es uno ampliamente extendido.

Pese a los esfuerzos desarrollados por Heracles, aquel perro fue devuelto al abismo del inframundo en donde guarda placidamente la llegada de nuevos visitantes que se quedarán, para siempre, en los dominios protegidos por este perro que cuenta con varias cabezas.

Usamos cookies propias y de terceros, si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información