Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

Sacristán el perro de la iglesia

» » Sacristán el perro de la iglesia

Se dice que hacer cerca de 150 años había una pequeña población muy cercana a la selva, este poblado ahora ya extinto por unas graves inundaciones que tuvieron lugar justo después de esta historia, tenía una historia que se solía comentar con asiduidad entre sus vecinos, hablaban de un honorable hombre, un cura que gestionaba las donaciones de los vecinos, había construido con sus propias manos el primer colegio del lugar y que durante sus años de vida había conseguido reducir la delincuencia a menos de la mitad a través de mostrar a los más jóvenes la importancia del trabajo duro y el camino del bien. Este buen hombre tenía un perro, un animal que recogió de pequeño y que con el paso del tiempo se fue haciendo más y más grande. Este animal tenía algo en los ojos que hacía que nadie se acaba de fiar de él, no obstante a su propietario, el cura, le era totalmente correcto y sirviente.perro_cura

Una noche de grandes lluvias y tormenta, el cura fue asesinado no se sabe por quién, en teoría todo el mundo quería al cura en ese pueblo y por tanto nadie se explicaba lo que podría haber pasado. En un momento determinado todos empezaron a pensar que el cura había sido asesinado por su propio perro. Este fue vagabundeando durante días por el pueblo sin que nadie se atreviera ni si quiera a acercársele, él se acercaba a todo el mundo y cuando llegaba a unos dos metros de distancia olía y se iba, así fueron pasando los días y los días hasta que una noche apareció un hombre mordisqueado y muerto en el medio de la calle principal del pueblo, sin duda había sido el perro.

Debido a lo ocurrido el pueblo decidió sacrificar al animal, dando por hecho que tanto el asesinato del hombre como del cura habían sido ocasionados por el mismo agresor. A las pocas semanas la persona encargada de matarlo apareció fallecida en su hogar, de nuevo por mordidas de perro. Al parecer el cura fué asesinado por el hombre que apareció muerto y el perro solo buscaba venganza, desde entonces sigue en sed de venganza ya no por quien mató al cura sino por quien lo mató a él, es decir todo el pueblo. Ahora ya nunca se sabrá que ocurrió pero lo cierto es que al llegar tras años de silencio, personas a ese lugar, sólo encontraron selva y esqueletos, todos por lo que eran las calles del pueblo.