La fruta prohibida

» » La fruta prohibida

En un pequeño pueblo de las montañas de Irlanda, en los bares más ocultos de la zona y entre los vecinos más viejos se explica una historia que según dicen sucedió en ese mismo lugar varios cientos de años atrás, de hecho el pasado sábado uno de estos ancianos le explicaba a su joven sobrino la historia que sigue. Se dice que había una familia llamada los Murphy. Esta familia estaba compuesta por el padre Joseph, la madre Lorein y sus dos niños Peter y Kick. Esta familia habia vivido toda la vida en una misma casa, la cual a su vez había pertenecido al padre de Joseph el cual había muerto hacia un par de años.

El día a día de esta familia así como del pueblo en sí era bastante común y simple, se levantaban temprano para cuidar al ganado que tenían, algunos acudían a recojer fruta al bosque y otros preparaban el desayuno a la vez que limpiaban ropa y la casa. El encargado de la recogida de la fruta era el pequeño Kick el cual había demostrado una gran habilidad para subirse a los árboles, incluso aquellos más altos y peligrosos sin lastimarse en ninguna de las ocasiones. Al pequeño Kick era muy común escucharle referirse a él mismo como un mono y así es como algunos vecinos le llamaban al verlo ascender desde las bases de los árboles hasta las copas más altas en busca de sus pequeños tesoros, la fruta que posteriormente daba de comer a su padre, madre y hermano.

Un dia llegó un conocido agricultor al pueblo el cual era respetado más por su dinero que por la manera en que lo había hecho, este hombre tenia una gran corporación destinada a la modificación de alimentos mediante introducción de nuevos ingredientes para darles un mayor sabor y poderlo vender como algo nuevo y por tanto más caro, aunque eran muchos quienes consideraban que en realidad lo que hacía era añadirle ingredientes que crearan adicción para asegurarse así una demanda futura, independientemente de los daños que pudiera causar entre sus clientes. A su llegada al pueblo empezó a crear toda una zona de plantación de nuevas plantas y árboles con el fin de crear una nueva fruta que iban a comercializar en los próximos años aunque según algunas filtraciones parecía no ser especialmente seguro para el consumo humano.

Tras unos meses de construcción, se creó toda una zona protegida donde se empezaron a levantar grandes y fuertes árboles repletos de una fruta resplandeciente de un color entre lila y turquesa muy llamativo, sin duda una opción perfecta para quienes tubieran hambre, y la familia Murphy realmente estaba pasando hambre, de modo que el pequeño Kick un día decidió saltarte todas las trampas y seguridad que había en la zona de plantaciones y cojió y provó una de esas frutas turquesa y las demás se las dió a su familia. Tras eso no se volvió a ver a la família Murphy, pero se dió inicio a la pesadilla del pequeño pueblo, lo que parecían ser lobos caminando sobre dos patas y con un cuerno en la frente mataban a todo lo que encontraron a su paso durante semanas hasta que todos murieron y algunos pudieron marcharse, estos últimos dijieron que en el momento en que se acercaban las béstias solo llegó a oírse un sonido una voz que decía “No toquéis la fruta” a lo que el asombrado visitante dijo: “una familia me acaba de decir lo mismo hace unos minutos, estaban a unos 5 km y venían hacia aquí”.

Usamos cookies propias y de terceros, si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información