La chica del paso a nivel

» » La chica del paso a nivel

Cuenta la historia que hace unos años en un pueblo del Norte de México, una joven chica llamada Rutila había sufrido una infancia realmente dura, tanto fue así que acabó provocándole serios problemas psicológicos y todo ello la llevó a que un buen día sin que nadie se lo esperara se dirigió hacia el paso a nivel que había en el poblado, esperó a que se acercara el tren y se arrojó sin que diera tiempo a que el tren ni si quiera frenara y mucho menos a salvarla.

Durante meses fue un tema tabú en el pueblo, todo el mundo estaba realmente afectado por esa muerte que tan fuerte sacudió al pueblo y especialmente a su familia quienes fueron muriendo en los meses siguientes por motivos extraños. Tras un largo tiempo de duelo y silencio acabó dejandose de tratar el tema y en cierto modo se olvidó.

Pasados ya varios años de la citada muerte de la joven, un acto parecido ocurrió con otro joven del pueblo pero con una diferencia, en esta ocasión había ido hasta el paso a nivel con su coche y lo había frenado en seco al pasar el tren con lo cual murió en el acto como ya hiciera años antes su vecina. Todo el mundo recordó de nuevo lo sucedido años antes y el dolor fue aún mucho mayor cuando apenas 2 semanas más tarde otro joven de la misma edad murió en el mismo lugar con el coche.

Muchos vecinos pensaron que ambos tenian problemas psicológicos y que la muerte de uno no hizo más que motivar la del otro y que posiblemente este segundo ya lo estaba pensando incluso antes que la muerte del primero, no obstante llegaron a un dato interesante, ambos tenían la misma edad y habían nacido en el mismo año que la chica que murió años antes, dicho de otro modo, habían ido a la misma clase de preescolar.

Dos semanas más tarde un hombre explicó en un bar como había salvado la vida de un joven cuando este intentó suicidarse en el mismo lugar que sus compañeros, el joven frenó en seco en la via del tren y fué el hombre quien embistió al coche para que se quitase de allí salvándole de este modo la vida, no obstante cuando se quiso hablar con el joven de porque lo hizo sólo podía decir una palabra, Rutila.

Con el paso del tiempo fueron 3 más los jovenes que murieron en el mismo lugar y cuenta la historia que un policia que se encontraba en el paso a nivel de guardia llegó a ver lo que más tarde se consideraría Rutila la joven muerta, un espíritu semi transparente que aparecía de la parte de atrás del coche y hacia un movimiento que parecía ser activar el freno de mano del coche lo cual daría sentido a las marcas de frenadas bruscas que siempre se encontraban antes de encontrar los coches bajo el tren.

Ese joven policia puso una grabadora en todos los coches de jovenes de esa misma clase de preescolar y consiguió sacar una grabación de uno de los coches que acabaron bajo el tren, sólo es escuchaba la voz de una chica diciendo “Lo siento compañero todos los de ese año debemos morir y nunca más os burlaréis de mí”, esa persona murió y sólo queda una, la mujer de ese policía.

Usamos cookies propias y de terceros, si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información