Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

El duende de Perú

» » El duende de Perú

Dice la leyenda que en un pequeño y olvidado pueblo de Perú existe una pequeña zona aislada de toda la población, a unos 10 kilometros al interior de la montaña y donde únicamente se puede acceder por un estrecho y sombrío camino donde cada día apenas cruzan entre 5 y 10 personas. En esta pequeña zona habitada en su mayoría por parejas de ancianos, se dice que vive un pequeño y oscuro duende, un ser para muchos imaginario y para muchos totalmente real, el cual tiene la habilidad y capacidad de hacer rico a quien le hace caso pero a su vez de hacer terriblemente desdichado a quien en alguna ocasión se atreva a decirle que no.duende_terror

Una família de jovenes padres con sus cuatro hijos decidieron irse a vivir a esta pequeña aldea, tras encontrar un trabajo como guardeses de un caserío antiguo. Al llegar a esa enorme y casi en ruinas casa, salen a pasear para ver un poco el pueblo y sus habitantes, todos les miran con incredulidad, no suele haber nunca rostros nuevos por esa zona más que en ocasiones puntuales que ha venido la policía o algun familiar de alguno de los vecinos. La pareja y sus hijos si bien algo extrañados siguen paseando por la zona, cuando de golpe al anochecer todos los vecinos huyen urgentemente hacia el interior de sus hogares, cierran puertas y ventanas y apagan las luces. La família no entendió nada, no obstante decidieron irse hacia la casa. Al parecer el duende aparecía únicamente al anochecer y en aquellos hogares donde encontraba luz, es por ello que al llegar a la casa, la família encontró algo que les horrorizó, las paredes llenas de sangre donde se podía leer, matar a vuestros hijos y os haré ricos.

Los padres creyeron que se trataba de una broma de muy mal gusto y fueron a llamar a un vecino, no le abrió la puerta ni él ni ningún otro de la zona, al volver a casa sus hijos no estaban, en la mesa del comedor había un saco con 5 monedas de oro y en la mesa había grabado con garras un texto que decía, podrían haber sido muchas más ahora sólo tenéis 5, gastarlas en encontrar a vuestros hijos ya que en breve no servirá de nada.

Desde entonces los padres siguen buscando a sus hijos y los habitantes del pequeño poblado de Perú siguen ocultándose y apagando las luces al llegar el anochecer intentando evitar la visita del pequeño y malvado duende que visita a quien no le obedece.