Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

Leyenda del conductor del autobús escolar

» » Leyenda del conductor del autobús escolar

Según reza una de las leyendas más populares, un conductor de autobús escolar que se encontraba demasiado triste por el abandono de su mujer días atrás, decidió rendirse y que ese día, sería el último para él. No obstante, algo realmente extraño sucedió en el día, para lo que el encargado de conducir aquel transporte escolar no cuenta con explicación creíble.

El-conductor-del-autobús-escolar

El conductor del autobús se llamaba Braulio y aquel día, no quería continuar con su rutina, estaba deprimido y quería terminar con todo. Pensó numerosas formas pero finalmente no se decidió por ninguna porque era una buena persona que no quería hacer daño a los demás.

En un momento dado mientras conducía el autobús, encargado de recoger a los niños de un pequeño colegio de una ciudad fronteriza de Mexico, sintió la necesidad imperiosa de bajar el transporte para orinar. Sin embargo, se olvidó de poner los frenos al vehículo con lo que continúo con su camino, pese a no contar con conductor que lo dirigiera.

En aquel autobús, según constataron los propios informes recogidos se encontraban 66 niños, aunque no todos fueron encontrados porque al final, en el lugar, solamente fueron vistos 65 de ellos. Nadie sabe qué pasó con la niña que el conductor relató que lo miraba sonrientemente, ni tampoco ninguno de los otros niños del transporte recuerda, tan solo, haber intercambiado unas palabras con esa niña en cuestión.

Aquel autobús no sufrió daños significativos a pesar de lo aparatoso del accidente que provocó. Tampoco ninguno de los niños tuvo daños de excesiva gravedad, pero lo que a día de hoy, el conductor no entiende es qué paso con una niña llamada Ángela que se encontraba en el transporte.

Durante días, los efectivos policiales buscaron por los alrededores para ver si localizaban a la niña, e incluso acudieron a la casa que se encontraba justamente en la parada donde el conductor aseguró que la niña subió. Sin embargo, algo no entendían, porque cuando fueron al lugar solamente había un cementerio y nada más.

Braulio, fue retenido durante días para conocer exactamente qué hizo con la supuesta niña. Sin embargo, no pudo dar una respuesta razonable a los investigadores y tampoco, ninguno de los niños de aquel autobús escolar parecían recordar a aquella supuesta compañera que fue recogida unas paradas antes del accidente.

Finalmente, un medium fue invitado a subir al vehículo escolar en le que relató una historia que dejó perplejos a los fiscales e investigadores del caso. Braulio, al escuchar aquella historia, no pudo más conciliar el sueño y tuvo que ser ingresado de urgencia en shock.

Cuenta la leyenda del autobús escolar encantado que si tú también escuchas la historia por parte de Braulio, lo acompañarás en el centro donde está ingresado y nunca más volverás a disfrutar de una vida normal, porque los hechos te sobrecogerán.

Todo parece indicar que se trataba de un espíritu vengativo, el de la niña, que desapareció, nunca fue encontrada y camina por el lugar, tratando de encontrar la manera de decirle a otras personas que solamente necesita descanso.